Caso Wallace: ¿un secuestro fabricado?


Un artículo de diciembre de 2008. Me impresiona ver que ya en 2008 habían investigado a esta Sra. y que todavía no se ha hecho nada.  Las referencias a la deportación de Brenda Cruz tienen que ser actualizadas. Finalmente, Brenda si fue deportada… y torturada. El nombre del funcionario de la PGR queda mencionado en varias ocasiones como ayudante personal de Miranda – incluso en la tortura de Juana Hilda, en la persecución de Brenda Cruz y de su hermano Omar.

 

¿Se inventó la muerte de Hugo Alberto Wallace para cobrar un seguro millonario en Estados Unidos?

Por Chuck Noland

 

Juana Hilda rindió declaración el 8 de abril de 2006 y quedó asentado que fue víctima de amenazas y presiones por parte nada más ni nada menos de Fermín Ubaldo Cruz y Braulio Robles Zúñiga, funcionarios de la PGR y muy sensibles a las exigencias de Isabel Miranda.

Fue así como se supo, de acuerdo a lo que Juana Hilda declaró, que Hugo fue asesinado por César y Jacobo, que su cuerpo fue cortado con una sierra eléctrica y depositado en bolsas de basura.

La pregunta sigue siendo la misma: ¿en dónde está el cuerpo o las partes de éste? ¿Por qué, aún estando presos algunos de los supuestos culpables, ninguno de ellos ha confesado en dónde enterraron a Hugo?

¿De dónde sacó la señora Miranda a más implicados? ¿Por qué de pronto aparecen en su hipótesis los hermanos Castillo y Brenda Quevedo Cruz?

En el expediente 35/2006, foja 488, tomo I, aparece la relación de visitantes del conserje del edificio en donde supuestamente fue asesinado Hugo Alberto: éste entró a las 19:15 y se retiró a las 20:52 horas del 11 de julio del 2005, el día en que la señora Miranda dijo que fue secuestrado. Turbio, ¿no?

Fuentes fidedignas de este caso dijeron a Contratiempo que cuentan con pruebas de las contradicciones en las que los testigos de la señora Miranda han caído. “Además, tenemos pruebas de que, antes del 8 de febrero del 2006, la PGR no tenía nada en contra de los detenidos. Juana Hilda fue torturada y violada, y se les sembró pruebas para comprobar su supuesta culpabilidad en el asesinato de Hugo Alberto”.

Se sabe que César ha sido visitado por personal de la Procuraduría con la intención de comprar su confesión: él se declara culpable y recibe 10 millones de pesos.

Brenda Quevedo, otra implicada por la señora Miranda y que, de acuerdo a lo que la madre de Hugo Alberto ha dicho, también se encontraba en el departamento y que acompañara a Jacobo y a César a enterrar los restos de su hijo, también ha sido víctima de este guión lleno de contradicciones, incoherencias y situaciones de película.

Fue detenida en Louisville, Kentucky, pero la señora Miranda no fue avisada de su arresto porque estuvo presente. La única acusación que hay contra Brenda es la que hiciera Juana Hilda bajo presión y tortura porque no conoce a César.

Brenda es una joven mujer, creyente, llena de pasión por la vida. Todo le ha cambiado desde que ha sido perseguida por Isabel Miranda. Su deportación sigue en suspenso, pues autoridades estadounidenses no encuentran solidez en el caso para autorizar su regreso a México en donde sería procesada por su participación en el secuestro y el asesinato de Hugo Alberto Wallace.

Lo único cierto es que el cuerpo no ha aparecido, que César no ha sido acusado por secuestro ni por homicidio, que la señora Miranda ha dicho que Jacobo está escondido en Medio Oriente, que, aunque se presentó ante la sociedad mexicana como una maestra que dejó su trabajo para hacer justicia, es dueña de la empresa Showcase Publicidad y que su facturación mensual anda por los 8 millones de pesos mensuales, que resulta por demás sospechosa la influencia que parece tener con las autoridades y que hay testigos que la relacionan con Genaro García Luna y que este secuestro ha sido fabricado para que los Wallace puedan cobrar un seguro millonario en Estados Unidos.

Las personas que Isabel Miranda eligió como autores de la desaparición de su hijo están a la espera de que de verdad se imparta justicia, de que los transfondos oscuros de esta historia, al muy puro estilo de Hollywood, sean revelados, sin que se ejerza el tráfico de influencias ni la vieja y corrompida cadena de favores.

Mientras tanto el tiempo sigue pasando y las inconsistencias están ahí, registradas en el expediente penal, sin que nadie haga nada por desenmarañar esta historia turbia y vendida por los medios como una acción heroica de una madre que parece gozar con poner en ridículo a las autoridades del país y, pero aún, con tomarle el pelo a una sociedad que está cansada de mentiras.

 

“Usted, hijo de la chingada, debe ser cómplice de estos asesinos”. Esta monada de comentario es uno de muchos que he recibido desde que presenté otras voces involucradas en el caso Wallace.

 

Lo escrito en las entradas intituladas Caso Wallace: ¿un secuestro fabricado? y Caso Wallace: ¿un secuestro fabricado? II no es un invento. Está en el expediente y éste está plagado de anomalías, contradicciones y, sobre todo, señala los métodos turbios con los que a Juana Hilda le “sacaron” la confesión del supuesto plagio y asesinato de Hugo Alberto Wallace.

Ahí mismo se encuentran las declaraciones de vecinos y del conserje del edificio en donde supuestamente mataron a Wallace de manera brutal y cómo los culpables enterraron en lugares hasta ahora desconocidos sus restos.

Cada vez hay más implicados según la señora Isabel Miranda, incluso involucra a gente del cártel de Sinaloa con quien relaciona a Juana Hilda.

Las recompensas que ofreció a través de los diferentes espectaculares que fue colocando en calles y avenidas del Distrito Federal han ido aumentado. Ahora hay un millón de pesos para quien proporcione información sobre el paradero del cuerpo de su hijo.

La señora Miranda ha dicho hasta el hartazgo que Brenda Quevedo, otra implicada en el secuestro y que está detenida en Estados Unidos, es una pieza clave, sin embargo, los motivos de su detención no tienen nada que ver con el crimen, sino con su estatus migratorio y ha sido negada, por segunda ocasión, su deportación. ¿Por qué? ¿No que hay pruebas contundentes contra ella como para que el país vecino no dudara en conceder que Brenda regrese a México para ser juzgada? Extraño, ¿no?

¿César Freyre? Sí, está preso, pero no por el secuestro de Wallace, sino porque tenía armas de uso exclusivo del Ejército.

La única declaración que habla sobre cómo ocurrió el secuestro y asesinato de este publicista es la de Juana Hilda y ésta ve comprometida su veracidad porque hubo tortura de por medio.

 

José Luis Moyá Moyá, un hombre que ha sido definido como un mercenario de la información y que ayudó a Isabel Miranda en las investigaciones preliminares del secuestro de su hijo, ha sostenido que Hugo Alberto está vivo.

En diferentes ocasiones ha tratado de conseguir información a través del IFAI e incluso presentó una denuncia en la Unidad Especializada en la Investigación de Secuestros de la PGR cuando supo que Wallace se estaba comunicando con su madre y con Laura Domínguez, una amiga personal del plagiado, a quien le dijo que es un testigo protegido de la Interpol y que por eso no vive en México.

 

Al IFAI solicitó las fechas de entrega de los pasaportes correspondientes a Hugo Alberto Wallace, Isabel Miranda y Enrique del Socorro Wallace; su nacionalidad; el lugar, fecha de expidición, número de documento, autoridad emitente, así como el nombre de los servidores públicos en la Secretaría de Relaciones Exteriores que los atendieron.

 

La información le fue negada porque consideraron que se trataba de documentos de identificación de carácter personal.

Lo mismo ocurrió cuando solicitó al Instituto Nacional de Migración las fechas en las que Wallace salió del país. En este caso le respondieron que no podían proporcionar la información toda vez que no era representante legal de Hugo Alberto.

 

El 7 de febrero del año pasado, José Luis Moyá se presentó como testigo ante la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales en Delincuencia Organizada (SIEDO). Poco después, Isabel Miranda lo demandó por extorsión y difamación porque, según ella, Moyá le pidió 200 mil dólares a cambio no hacer público que su hijo es un delincuente.

La demanda fue presentada dos meses y medio después del supuesto acto de extorsión y, aunque fue detenido, Moyá quedó libre por falta de pruebas.

 

Para Juan Pablo Guerrero, comisionado del IFAI, José Luis Moyá es un propulsor de la transparencia porque “ha generado hallazgos y avances importantes”. A él se debe el haber descubierto el escándalo de las tangas de Provida, los antecedentes penales de Andrés Manuel López Obrados y los detalles del accidente aéreo del desaparecido secretario de Seguridad Pública, Ramón Martín Huerta.

 

Moyá sigue sosteniendo que Hugo Alberto está vivo y que la AFI desmanteló un centro de espionaje comandado por Isabel Miranda, pero la PGR ha ignorado su información.

 

Como sea, ninguno de los detenidos por el caso Wallace ha confesado en dónde está el cuerpo –o los restos de éste- de Hugo

Alberto y Brenda Quevedo no ha sido deportada y para todos los que amablemente me han maldecido y amenazado, mientras no sea demostrada la culpabilidad de los presuntos asesinos, seguirán siendo inocentes.

 

Contrario a otros casos en los que han encontrado los cuerpos de los secuestrados y, luego, empiezan a caer los responsables, en el caso Wallace, primero cayeron los culpables y… ¿en dónde está el cuerpo del delito?

Koldo está libre y nos escribió un mensaje


Estimado Koldo,
Que alegría sentimos de saber que ahora estas libre después de que conociste tu también la injusticia de estar castigado por un crimen que no cometiste. Eras un inocente más en las cárceles de nuestro México. Tu libertad es también una esperanza para los otros casos de culpables fabricados. Contra los que luchabas antes de que intentaran callarte.
Compartimos la misma lucha, luchamos desde la misma trinchera con el mismo ideal.
Este blog siempre ha sido tuyo. En cuanto estés listo para retomarlo, con gusto te paso los códigos para que puedas tener acceso y retomar tu trabajo.
Toma el tiempo que necesites. Aprovecho también para mandarle saludos a Brenda Cruz, así como a Jacobo Tagle, a Juana Hilda Lomeli y a los otros inocentes en la cárcel. Que no pierdan la esperanza. La verdad y la justicia siempre han estado de nuestro lado.

Lucharemos por ustedes y con ustedes, y venceremos.

Hola amigos:
De nuevo utilizo este magnífico blog para informarles que ayer a las diez y media de la noche, yo, Luis Miguel Ipiña, abandonaba la cárcel de Chiconautla y quedaba en libertad.
De momento estoy imposibilitado para hacer muchas cosas que necesito, así como para visitar a personas queridas y poderles dar un abrazo y es que no puedo regresar a mi domicilio por estar el depto. asegurado por la PGR, por lo que tengo que promover una órden de liberación.
Dada la situación mencionada me hayo alejado de mi residencia y desconozco cuanto tiempo me lleve el poder volver a mis actividades normales y ver todos los destrozos que me causaron en el cateo y lo que de seguro se robaron.
Lo importante es que ya estoy libre y aprovecho para mandar un afectuoso saludo a todas las personas que han estado conmigo de una u otra manera y desde gente de mi país de origen, gracias a los cuales no sufrí penalidades mayores, a la de mi país adoptivo que siempre me dieron ánimos para seguir adelante, incluyendo a los muchos presos que me dieron su amistad y que ayer me dieron una emotiva despedida.
De algo me ha valido esta injusticia y es que he comprobado en forma directa los muchos inocentes que hay en las prisiones y lo que me da más fuerzas para gritar la inocencia de los del caso Wallace, sin dejar en el olvido a otros que espero pronto sacar a la luz pública.
Como bien se menciona al principio del blog, la verdad tarde o temprano sale a la luz y estoy seguro que un día se acabará con tanta injusticia. De momento hay un cambio de gobierno, esperemos que sea más justo que el saliente, más injusto por lo pronto no puede ser y que al fin triunfe la verdad y la razón.
Un saludo especial para Brenda Quevedo, a quién debía una respuesta que nunca le pude dar, pero que sepa que estoy con ella y con los demás inocentes.
A ti, Autor del blog, mis más sinceras felicitaciones, me llena de satisfacción que alguien haya podido seguir con mi trabajo y nadie mejor que tú. Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Me dicen que me calle, que no me busque más problemas, que ya he visto como la señora es inmensamente poderosa y me puede hasta matar, así que me tengo que callar, ya no debo hablar o escribir nada, debo ser un ciudadano más de los que agachan la cabeza sin importarle la vida de los demás, así que a callar.
Ya soy un ciudadano modelo. Ya pasé un año y medio en prisión, en un infierno por revoltoso, pero ya eso quedó atrás y ahora estoy entre los buenos, por lo que ya nadie me molestará.
A callar se ha dicho que calladito me veo más bonito.
Entro a esta mi querida página manejada por queridos amigos y veo lo que le sucede a Brenda, pero tengo que callar.
¿Pero saben qué? ¡Que chinguen a su madre! No me puedo callar, esto es una canallada que no tiene nombre. ¿hasta cuándo, hasta cuando van a seguir martirizando a esta mujer que no ha hecho mal a nadie? No me puedo callar. Me sangra el corazón ante tanta injusticia, si me tienen que matar que lo hagan, pero mientras me quede un aliento de vida seguiré pidiendo justicia para Brenda y para los muchos inocentes que pueblan las cárceles.
Brenda es inocente, su gran delito es no declararse culpable de algo que no ha hecho y por eso hay que torturarla.
¡Ya dejen en paz a Brenda! ¡Ya no sigan encarcelando y torturando inocentes!
Señor Peña Nieto: Brenda es una mexicana, no permita que la terminen matando para que una señora que no quiere ser política pero quiere ocupar un alto cargo en el gobierno, pueda cumplir sus sueños quiméricos. Haga justicia señor presidente y libere a estos inocentes.
Señora Marisela Morales, Señora Josefina Vázquez Mota, Señora Miranda Torres de Wallace: Ante las campañas que hicieron o siguen haciendo para sus intereses,en donde aseguran que sus policías son o iban a ser defensoras del pueblo, sepan que quien encarcela inocentes no defiende al pueblo, quien encarcela inocentes es un represor del pueblo.
¡libertad a Brenda Quevedo! ¡Libertad a los demás del caso Wallace! ¡Libertad a los muchos inocentes que pueblan las cárceles!

CASO WALLACE : Brenda Cruz en peligro


 

Me permito evidenciar algunos comentarios recientes que hace Brenda Quevedo Cruz, en cartas a su madre,  desde el  CEFERESO # 4 “NOROESTE FEMENIL”, en donde está actualmente recluida, en calidad de procesada por el supuesto Secuestro y Desaparición del Sr. Hugo Alberto Wallace Miranda.

@WallaceIsabel: Aparte de las torturas físicas que ha vivido Brenda, y que ya evidenciamos en este blog, para que confiese un crimen que no cometió, las autoridades se empeñan en mantenerla en condiciones de aislamiento, segregación y maltrato psicológico. En su contra se comete el más terrible atropello que una persona indefensa puede sufrir; el abuso de poder  para dominar su vida, resulta una atrocidad contra la naturaleza de la justicia.

Septiembre, 2012:  Refiero que las sanciones que me acaban de ser dadas por el Consejo Tecnico han sido excesivas, los reportes de las oficiales infundados.  En el tiempo que llevo aquí, desde febrero del 2011, hasta septiembre 2012, no había tenido reportes más que en una ocasión. 

Dichos reportes consistieron simplemente en: 1) Por hacer ejercicio en el piso, pues estaba haciendo mi terapia de rodilla. Que me mando la traumatóloga, y el reporte decía que yo había hecho abdominales.  La sanción que me dieron fue  por haber puesto en peligro la seguridad del Centro, mi vida o integridad física.  2) Porque   me vieron tomar un poco de  café del vaso de mi compañera,  indicándoles que como me dolía la garganta, le había pedido un poco de su café, pero ellos dicen que yo no refute cada uno de los puntos de la reclamación,   y 3) Porque supuestamente le grite a la enfermera que me inyecto, y es que yo me queje con mi compañera de que me había dolido la inyección, a lo que la enfermera  me acuso de que “le grite a ella que me había dolido”.

El 22 de septiembre, me vinieron a notificar lo de mi castigo, todo me lo confirmaron, voy a tener un total de  268 días castigada, sin poder recibir visitas, la verdad estoy todavía en shock, no puedo creer tanta saña y bueno, tengo que confiar en Dios, que no me va a abandonar, y que pase lo que pase, El va a estar conmigo.  La carta que mande directamente al Órgano Desconcentrado, para que revisaran lo de los castigos, ni siquiera llego, no sé si nunca salió de aquí, o allá no la recibieron, pero el chiste es que ni siquiera tuve entonces oportunidad de defenderme.

A las que estamos sancionadas no nos dejan salir de la estancia, comemos adentro, se acaba el tiempo, lavamos las charolas, somos 3 las sancionadas en mi estancia.  A veces la verdad es demasiado el tiempo que pasamos juntas, porque es todo el día juntas, en una estancia de 3m x 2m, adentro el baño y la regadera, o sea, no salimos para nada.  Y a pensar que asi voy a estar los próximos 8 meses.., espero la verdad que haya cambios.  Me estoy metiendo mas a leer, hacer ejercicio, a escribir, todo lo que me pueda distraer.  Hago oración en la mañana y en la noche, a pesar de que todo el día hablo con Dios, no sé si me estará escuchando, pero le hablo como si fuera alguien que anda al lado mío todo el tiempo.

 Hoy es 06 de octubre, 2012, estoy muy triste porque ayer me cambiaron al área de tratamientos especiales, estoy en una celda aislada, no sé por qué.  Ayer me la pase llorando y pensando cual pudo haber sido el motivo, mi cabezas me da mil vueltas, nadie me ha dicho nada.  Todavía la comandante cuando me saco del modulo le pregunte si me iban a aislar, me dijo que no, y a los 2 minutos ya estaba en esta estancia, es como cuando acaba de llegar, la diferencia es que hay una cámara dentro de la estancia.  La verdad me da miedo que quieran volver a hacerme daño, o que simplemente por órdenes de “arriba” me tengan así. 

Ayer llore tanto cuando me cambiaron  que se me hincharon tanto los ojos que apenas podía ver, me acorde de cuando llegue aquí, de cuando me hicieron todas las porquerías en el Penal de Islas Marías, ese miedo de estar aislada, de que siempre me tienen diferente que a las demás, porque?, ni siquiera a Juana Hilda le ha tocado vivir todo lo que yo estoy viviendo y viví, siento a veces que es por todo lo que estamos luchando por fuera, por demostrar mi inocencia, pues es la forma de vengarse, o no sé que sea realmente, pero se pasan, no saben el daño que le hacen a una persona teniéndola así, es horrible.

No llevo ni dos días aquí y ya me desespere, lo que más me desespera es no saber si va a ser así o porque, si no hice nada malo, en serio que a las que realmente se portan mal ni les hacen esto.

Lo siento, no quiero preocuparte mamita, solamente quiero saber si crees que se pueda hacer algo al respecto, si pudiera venir un visitar de Derechos Humanos del Juzgado de Amparo, para que verifiquen que estoy aislada, y en que condiciones, no se en que se basen para tenerme así, de todos modos voy a tratar de ser lo más fuerte posible, por Dios y por ustedes.

¿Si sabes cuales son los derechos, Miranda? ¿Y que significa la independencia de la Justicia ?


Miranda is back.

A los pocos días de que un tribunal otorgó el amparo a Brenda Cruz Quevedo, vuelve a salir Miranda para volver a dictarles a los jueces como tienen que actuar, ósea según lo que más le convenga a la Sra.
También me pregunto ¿hasta cuando los medios de “información” van a desempeñar el papel de difusores de opiniones parciales, para retomar su rol fundamental de brindar información objetiva? En lo personal, este articulo (El cual omite el nombre del autor) es una mierda.
Tanta obstinación por parte de Miranda para condenar a los que decidió eran los secuestradores de su hijo, solo fortalece mi convicción de la inocencia de Brenda y de nuestro deber de poner un alto a esta señora perversa.

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de octubre.- Isabel Miranda de Wallace afirmó que Brenda Quevedo Cruz, implicada en el secuestro y asesinato de su hijo Hugo Alberto Wallace, no quedará en libertad con el cambio de criterio legal que solicitaron sus abogados, que son pagados por Sandra Ávila Beltrán, alias ” la Reina del Pacífico”.
La ex candidata del PAN a la jefatura de gobierno del Distrito Federal, explicó que el juez del caso no está decretando la libertad de Brenda Quevedo Cruz, sino que “le van a dictar otro nuevo auto de formal prisión, pero con la norma del Distrito Federal”.

En entrevista con Jorge Fernández Menéndez, para Grupo Imagen Multimedia, explicó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó un criterio que establece que cuando haya delincuencia organizada, los delitos del fuero común se deben de consignar con la ley local.

Isabel Miranda de Wallace denunció que Brenda Quevedo Cruz cuenta con el apoyo legal de los abogados de Sandra Ávila Beltrán, “la Reina del Pacífico”, a quien conoció en el penal, y comentó que su estrategia es alargar el proceso.

Sin embargo, Miranda de Wallace afirmó que “está tan avanzado el caso, tenemos tantas pruebas tan irrefutables que, por más que hagan, estoy convencida que no habrá juez que evada su responsabilidad”.

El 11 de julio de 2005, César Freyre Morales, Jacobo Tagle Dobin, Juana Hilda González Lomelí, los hermanos Tony y Alberto Castillo Cruz y Brenda Quevedo Cruz, secuestraron y asesinaron a Hugo Alberto Wallace.

Ante la falta de interés de las autoridades por capturar a los asesinos, Isabel Miranda de Wallace buscó, con sus propios medios, a los seis secuestradores de su hijo quienes fueron capturados por las autoridades. Jacobo Tagle Dobin, fue el último implicado en ser aprehendido en el Estado de México, en diciembre de 2010.

Publicado el 25 de octubre en Excelsior (Periódico “objetivo”)

Testimonio a favor de Vanessa


En verdad, yo crecí en la agrícola oriental, fui a la secundaria diurna No.56. Conozco a Erika, conocí a su esposo, conozco mas a Lucero, compañera mía de dicha secundaria y se me hace injusto que juzguen a una persona por la gente que conoce o la familia que tienes, uno no tiene por qué pagar las faltas de otros. Creo que una persona responde solo por sus actos y nada mas, no por los de su familia o amigos. Yo las conozco (a Erika – Vanessa y a Lucero) y lo que puedo decir es que Lucero la mejor estudiante de mi salón y Erika también. Creo que no se puede juzgar con base en chismes o en juicios propios. Las leyes juzgan de acuerdo a lo que se puede probar y sin una buena asesoría, es completamente lógico que haya una sentencia desfavorable pero si Lucero me ubica o Erika estoy para apoyarlas. Tienen mis mejores deseos para esta etapa tan dura para la familia, y si en algo puedo ayudar no duden en contactarme.

Conocí a Vanessa (Erika) en la secundaria, a ella y a su tía. Lucero no es su prima. Como vi que la gente que comentó y que dice conocerlas, lo afirmo: lucero es su tía (y no su prima). También iba (Lucero) en dicha secundaria, las dos siempre fueron de un muy buen promedio. Erika (Vanessa) participó conmigo en una obra de teatro organizada por el maestro de español Miguel Carpintero donde fuimos representando a nuestra escuela. Desde esos entonces empezó a andar con Andrés que también asistió a esa secundaria y fue el único novio que yo le conocí, (Vanessa era) una chava que si le gustaba la fiesta, el cotorreo etc. pero dentro de lo normal de lo que le gusta a una joven. Sinceramente cumplía con sus responsabilidades, y honestamente yo no la creo capaz de haber cometido un delito y menos el delito que le están imputando, lo digo creo con la autoridad que me da haber convivido con ella, y verdaderamente conocerla, siento mucha impotencia al ver su condena y saber que es inocente. Que lastima que el sistema jurídico mexicano sea tan ineficaz y tan mediocre. Como lo mencionó Erika en su carta las cárceles llenas de inocentes, lo último que quisiera decir es a la gente que la juzga sin conocerla yo creo que no se vale mas porque la familia ha pasado momentos muy difíciles, y que una persona solo porque se le ocurre comentar sin conocimiento alguno, les haga mas difícil estos momentos.