CASO WALLACE : revelaciones sobre SHOW-CASE, la empresa de espectaculares de Isabel Miranda de Wallace


En esta nueva entrada, reproducimos una serie de articulos publicados en El Publicista hace unos meses. Se oscurece cada vez mas el caso Wallace. Resulta ahora que la hoy candidata del PAN es duena de una empresa operando de manera ilegal y que podria ser un prestanombre para otra empresa: “Grupo Rentable” de Ricardo Escoto Núñez

Empresa de Isabel Miranda de Wallace : Show-Case

Calzada de las Brujas No. 1 Ex-Hacienda Coapa, Tlalpan, CIUDAD DE MEXICO 14300, DISTRITO FEDERAL, Tlalpan, DF
Teléfono: 5556780433

Fuente : El Publicista

Fuimos los primeros en ventilar el turbio pasado de Isabel Miranda de Wallace

Ya se supo, ya se sabe: se los dije. Nos da mucha pena tener que refregárselo, pero aquí mismo publicamos, antes que nadie, las fechorías que Doña Isabel Miranda de Wallace ha cometido a lo largo de su ya vasta vida.

Es más, nos atrevemos a afirmar que el reportaje que el semanario Proceso publicó en su edición del lunes 08/04/12, se realizó a partir de lo que esta Bitácora Publicitaria reveló hace más de dos meses. Y ahora Doña Chabelita apela al infantil recurso de negarlo todo cuando, nosotros lo afirmamos, sus ladronadas constan en actas.

Y espérense a lo que falta porque, insistimos, tenemos la casi certeza de que muchas de las estructuras que Show Case, su empresa de anuncios exteriores son ilegales porque carecen de las licencias del caso. Dicho de otra manera, la Sra. Wallace opera fuera de la ley.

Es como si yo, viendo que son buenos negocios, el día de mañana abro una cantina y una cervecería junto a una escuela secundaria sin contar para ello con ningún tipo de permisos, (que, de antemano, ya sé que no se me van a dar).

Pero la cosa no para ahí, si nuestros compañeros de fuente política desean sacarle más trapitos al sol a la susodicha, con que escarben un poquito en su relación con Ricardo Escoto Núñez, de Grupo Rentable, se van a encontrar con infinidad de irregularidades, muchas de ellas de escándalo.

Y volvemos a repetir lo que ya antes anotamos: el peor error que el PAN ha cometido en este siglo 21 fue haber candidateado a Isabel Miranda de Wallace al gobierno del DF… ¡lástima Margarito!

1. En lo que podríamos calificar como el peor error de cualquier partido en las elecciones de 2012, hace unos días el PAN destapó como su candidata para el Gobierno del Distrito Federal a la Sra. Isabel Miranda de Wallace, quien se supone es publicista ya que, según ella misma afirma, es propietaria de Show-Case, una de las empresas más polémicas y controvertidas de la industria mexicana del exterior.

Y decimos que se supone porque, en honor a la verdad, los mismos publicistas sabemos muy poco: al respecto con el favor de mis tres o cuatro lectores voy a exponer, a continuación, en qué me baso para estas aseveraciones.

A finales de la década de los ochentas del siglo pasado, los industriales de la publicidad exterior de este país se encontraban cómodamente instalados en su confort; con un reglamento bastante laxo y fácil de observar, se limitaban a administrar –y a vivir muy bien- de las migajas que los anunciantes invertían en la radio y la TV en su gran mayoría… pero entonces sucedieron dos cosas casi casi cataclísmicas para la actividad: la televisión cayó de la gracia del gremio del público, (fenómeno que aún no se termina) y Ricardo Escoto Núñez hizo su aparición colocando estructuras a diestra y siniestra, a menudo en lugares prohibidos; robando, pirateando y tapando los lugares a otros, sin reparar en gastos para ello.

¿De donde sacó Escoto, que antes de eso fue un pobre y mediocre vendedor de alarmas para auto, las enormes cantidades de dinero necesarios para colocar tantas y tan costosas estructuras, sobornando para ello a infinidad de funcionarios? Eso es algo que nadie sabe y que aún hoy es día continúa siendo un misterio.

Lo cierto es que, junto con la Publicidad Rentable de Escoto surgió también, a manera de comparsa, otra empresita de exteriores, de nombre Show-Case, propiedad de Chabelita Miranda de Wallace, de profesión ama de casa. Ella cuenta que dicha mini-empresa era propiedad de su marido quien, ante un mal cardiaco crónico, se lo dio a manejar a ella, su señora, a quien, al poco tiempo, su hijo, (q.e.p.d.), le echó la mano.

Y consta en actas porque las autoridades les siguieron la pista, que el dueto Rentable-Show-Case, de Escoto-Wallace, se dio a la infame y depredadora tarea de colocar anuncios exteriores en cientos de lugares prohibidos, recurriendo para ello al soborno en la mayoría de los casos.

Es más: en una ocasión que las autoridades del D.F., entonces al mando de Espinoza Villarreal, (un corrupto como todos los priístas), presionadas por la opinión pública, trataron de quitar algunas de las estructuras de Show-Case sobre el Anillo Periférico, la Sra. Miranda de Wallace, a altas horas de la madrugada, llegó al lugar, bajó de su auto hacha en mano y rompió los cables de la guía hidráulica encargada de la remoción en cuestión, con lo que puso en grave riesgo la vida del operador, quien pudo haber muerto si la chunche esa se hubiera desplomado.

Por esa acción, a todas luces vandálica e incluso de barbajanería, la Sra. Wallace fue detenida y se pasó sus buenos días en el frescobote. E insistimos: consta en actas.

¿Cómo es entonces que el PAN, que tanto se ufana de acatar la ley, postula como candidata a alguien acusada y procesada por desacato, ataques a la autoridad, inobservancia de la ley más los delitos que salgan?

2. Las interrogantes ante la persona de Isabel Miranda de Wallace, flamante candidata del PAN al gobierno del DeFe son múltiples y muy inquietantes.

Y es que, acerca de su vida personal, su trayectoria profesional y su carrera empresarial NO se sabe prácticamente nada y abundan las cuestionantes como:

¿De dónde salió Show-Case?

En los directorios de medios de fines de la década de los setentas y principios de los ochentas la empresa brilla por su ausencia: simplemente no existía. Es más: su presunto propietario, el tal Wallace era y sigue siendo un perfecto desconocido en la industria y entre el gremio.

¿De dónde sacó entonces una mini-empresita, totalmente desconocida, para invertir decenas de millones de pesos para construir, prácticamente de un día para otro, las decenas de estructuras que instaló en forma completamente ilegal corrompiendo para ello a infinidad de funcionarios venates?

Esta pregunta debe plantearse junto con el hecho irrefutable de que, por estar gravemente enfermo, el marido de Doña Chabe precisaba, (y sigue requiriendo), de un costoso tratamiento médico.

Y todo, medicinas, estructuras y mordidas salió de la misma “empresita”, que de manera inexplicable, insistimos, creció en muy poco tiempo hasta convertirse en una compañía de carácter mediano, con cientos de estructuras que, de perdida, valen 5 millones de pesos cada una.

¿Cuentan las mencionadas estructuras de Show-Case con los respectivos permisos y licencias que la ley ordena?

Lo más seguro es que NO, con lo que, por falta de cálculo, el PAN enfrenta ahora el problema de tener una candidata fuera de la ley, (y que ha estado en el bote, además).

¿Por qué todos sus atropellos y trapacerías los cometió Show-Case a la sombra de Publicidad Rentable, la cual fue considerada como la empresa más controvertida, prepotente e ilegal, (en su momento), de la industria mexicana de la publicidad exterior? Es más: en cierta época Rentable y Show-Case crearon una propia asociación con el exclusivo propósito de “cuidar sus intereses”.

Todo lo anterior, mas otras muchas cosas, han llevado al gremio publicitario a sospechar que, en realidad, Show-Case no es más que una empresa patito, que en realidad es propiedad de Ricardo Escoto* y que, este la fundó tanto “para taparle el ojo al macho” como para no parecer como el único maleante de hueso colorado en un negocio donde todo lo malo resalta de manera espectacular… ¡verídico!

* Un comentarista rectifica esta afirmación y genera hasta mas sospechas sobre Isabel Miranda de Wallace.

Sr. Delius:
Le escribo para hacerle algunas aclaraciones pertinentes con respecto a la serie de notas que aparecieron de manera reciente en su Bitácora Publicitaria, bajo el título: “¿Es Isabel Miranda de Wallace socia o prestanombres de Ricardo Escoto?”.

Pregunta a la que, con absoluta certeza, puedo responderle que NO: no son ni lo uno ni lo otro. Los rumores al respecto se desataron porque, siempre en busca de lugares en dónde colocar sus estructuras, aunque no existieran permisos para ello, Escoto Núñez encontró una pequeña escuelita, propiedad de la Sra. Miranda de Wallace, a quien convenció de que le arrendara el lugar.
Con lo que Ricardo no contaba, fue con la voracidad de Doña Isabel quien, ni tarda ni perezosa se dio cuenta del negocio, se apropió a la brava de la estructura que Rentable había colocado en el patio de su escuelita y se lanzó, con alegría irresponsabilidad y total falta de respeto, a colocar estructuras a tontas y locas, pasando por encima de quien fuera, lo que incluso le valió estar una temporada en la cárcel.
De Ricardo Escoto se dicen muchas cosas, algunas ciertas y otras no tanto pero, en este caso, al que se llevaron al baile fue a él.
Hechas las aclaraciones del caso me despido de usted reiterándole mi admiración por el valor que ha tenido –y sigue teniendo- para poner en su lugar a quienes se aprovechan de la ley para actuar con completa amoralidad.
Atentamente,
Ricardo Pérez López

http://elpublicista.info/?p=10372

3.  Seguramente, a estas alturas del partido, ya muchos de mis lectores se estarán preguntando a qué oscuros intereses sirvo o quién me paga para hablar mal de una ciudadana como Doña Isabel Miranda de Wallace. Nada de eso: a mí el dinero no me hace falta. Lo necesito pero no tanto como para vender mi alma al diablo.

Escribo todo lo que sé al respecto, que por otro lado es la pura verdad, porque estoy firmemente convencido de que muchos males que la industria de la publicidad exterior padece en el DF se deben, en gran manera, a la mancuerna Wallace-Escoto, (por Ricardo Escoto Núñez) que han actuado con entera prepotencia, ilegalidad y corrupción de unos veinte años para acá. 

Como empresaria su trayectoria ha estado siempre bordeando la ilegalidad y sumida en una total ignorancia, que para nada cabe en quien afirma vivir en y por el anuncio exterior. Y no sabe nada porque está claro que ella no es quien maneja el negocio.

Al respecto de la ineptitud y falta de visión de la señora, quisiera narrarles una anécdota que a mi nadie me contó porque yo la viví en carne propia.

Como suma y resultado de todas las criticas, bien sustentadas como ahora, que El Publicista publicó en su momento respecto a las fechorías de Miranda de Wallace, un buen día esta me llamó y me citó en su oficina.

Ese día me cambié los huaraches por zapatos, me puse mi mejor traje y llegué puntualmente a la cita, allá por el rumbo de Villa Coapa, a una casa habitación habilitada como oficina y taller de exteriores: a leguas se notaba que ahí se hacía herrería. (Y se trataba de una zona residencial, repito).

La susodicha me recibió de mal talante y con cara de pocos amigos porque, entre sus defectos, está el no saber sonreír. Para mi sorpresa, antes de cualquier otra cosa, Doña Chabelita sacó de entre sus ropas una grabadora portátil y la prendió diciéndome:

-“Voy a grabarlo todo porque no quiero que vaya usted a publicar algo que no dije”- afirmó.

Y como el que nada debe nada teme, yo me lancé a mi trabajo: como era de esperarse, la santa señora habló en demasía… y no dijo nada.

Cuando mis preguntas le eran incómodas simple y sencillamente las ignoraba para caer en una verborrea que no nos condujo a ningún lado. 

Sin embargo, hubo algo, al final de la entrevista, que considero por demás importante ya que nos revela qué clase de persona es Doña Isabel Miranda de Wallace.

4. La veintiúnica vez que la titular de Show-Case aceptó hablar con la prensa acerca de su empresa fue con El Publicista, debido a que esta revista exhibió a Doña Isabel Miranda de Wallace como prepotente, ilegal y corrupta, en virtud de haber instalado infinidad de estructuras de anuncios exteriores sin ton ni son y sin obtener las debidas licencias para ello.

En esa ocasión, hace ya algunos ayeres, este reportero tuvo la sensación de estar escuchando el monólogo de un Cantinflas con enagüas, quien habló y habló sin decir realmente casi nada: su única argumentación válida radicó en el hecho de señalar la incongruencia de las autoridades del DF quienes, ayer como hoy, insisten en que los industriales del exterior capitalinos deben de sacar sus licencias para poder instalar cualquier estructura… pero, cuando el interesado se presenta a tramitarlas simplemente se rehúsan a otorgarlas aunque la documentación requerida esté completamente y en regla.

(Con absoluto cinismo los funcionarios de segundo nivel encargados, bajo las órdenes de Marcelo Ebrard y Felipe Leal, argumentan como respuesta “¿y entonces nosotros qué vamos a ganar?”) 

Sin embargo, al final de la mencionada entrevista, Doña Chabelita nos comentó:

-“Aprovecho para hacer pública mi inconformidad al hecho de que el Gobierno del DF esté otorgando permisos para operar mobiliario urbano a empresas extranjeras en lugar de hacerlo primero con los mexicanos, que tenemos más derecho”. 

En aquel entonces, después de una licitación incluso internacional, el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles otorgó la primera concesión, para parabuses, a Eumex, empresa 100% nacional, si bien propiedad de ciudadanos españoles: nótese el desconocimiento de la verdadera realidad por parte de la Sr. Wallace.

-Pero- respondimos- tenemos entendido que el propio gobierno está ya ofreciendo otras concesiones: en otras avenidas, a los empresarios mexicanos…- argüimos. 

-“A no: a mí me quieren dar las avenidas Insurgentes y Tlalpan y yo no quiero: a mí que me den Reforma y Periférico, si no, no quiero nada”- nos respondió la santa señora.

Fue en ese momento en que nos convencimos de que, aparte de no tener ni la más mínima visión, la Sra. Wallace no tenía ni idea de lo que se suponía es su negocio: desdeñar una concesión tan importante, en la única avenida que cruza la ciudad de norte a sur, fue una clara muestra de que, para nosotros, Doña Isabel es una improvisada. A la dama le ofrecieron oro molido y lo desdeñó por ignorancia.

Actitudes como esta, (que, repetimos, es 100% cierta) más otras muchas que circulan por ahí, llevó al gremio publicitario mexicano a propalar un rumor, de tipo radiopasillo, en el sentido de que Show-Case es una empresa propiedad, en realidad, de Ricardo Escoto Núñez, el zar de la publicidad exterior ilegal en México, quien posee varias compañías de ese tipo a fin de disculpar el hecho de que “no es el único que tapa a los demás e instala sus anuncios sin permisos”.

Rumor que se acrecienta y se hace cada vez más creíble tanto por las pifias de Doña Isabel Miranda de Wallace como porque Show-Case surgió, de un día para otro, prácticamente de la nada e invirtiendo millones de pesos en instalaciones difíciles de creer en una empresa que empieza.

5.  Empezamos este artículo señalando que el error históricamente más grande en las elecciones de 2012 lo cometió, ya, el Partido Acción Nacional, al proponer como candidata al Gobierno del DF a la Sra. Isabel Miranda de Wallace, una dama de todos nuestros respetos, a quien consideramos una heroína social de nuestros tiempos, pero que de política no tiene el más mínimo conocimiento.

Es más: la señora tiene, como empresaria del anuncio exterior, un turbio pasado, lleno de interrogantes sobre su honestidad y de acciones prepotentes, ilegales y hasta de corrupción.

De hecho, a la fecha cabe la sospecha de que muchas, por no decir todas, de las estructuras que la señora ha instalado en el DF carezcan de las licencias del caso, lo que convierte a esa dama –y a su empresa- en ilegales.

Todas las fechorías, si así se les puede llamar, que Doña Isabel cometió en su momento le valieron incluso pasar una temporada en la cárcel, como consta en actas.

 

Anuncios

5 Respuestas a “CASO WALLACE : revelaciones sobre SHOW-CASE, la empresa de espectaculares de Isabel Miranda de Wallace

  1. Ay porque tantos reportajes en contra de la señora Wallace a mi se me hace una mujer que ha luchado mucho desde el secuestro de su hijo.. creo que lo unico que ha hecho el PAN es apoyar a una mujer, ciudadana que quiere cambiar las cosas en su ciudad, vieron en ella una mujer comprometida y valiente

  2. Pues sigue estando raro que hasta ahora le saquen tantas cosas a la mujer si es tan mala desde su precampaña hubieran sacado esas notas.. yo votare por ella porque ni Mancera ni Paredes me convencen

  3. X Q LA TENIAN Q DESENMASCARAR A LA MERA HORA COMO DE VE SER POR SI NO LO SAVIAN ESTA PODRIDA DE TODO A TODO YA VEZ HASTA LA CARCEL PISO Y AUN LO NIEGA JAJAJAJAJAJA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s