CASO WALLACE : investigación sobre el caso


Se ha señalado a Brenda Quevedo Cruz, Juana Hilda González Lomeli, Cesar Freyre Morales, Jacobo Tagle y los hermanos Tony y Alberto Castillo Cruz, como los autores del plagio y desaparición de Hugo Alberto Castillo Cruz. Sin embargo la ‘’investigación” realizada mas por la madre del secuestrado que por la SIEDO, no deja de ser una especulación de la señora María Isabel Miranda de Wallace, para encontrar un culpable en la desaparición de su hijo.

Ella refiere que tuvo convencimiento que a su hijo lo habían secuestrado en el domicilio de Perugino número 6, porque como lo refiere en su declaración del 13 de julio de 2005, su sobrino Jorge Ortega Fuentes le comentó que

el chofer de Hugo Alberto conocía un restaurante donde trabajaba una muchacha que frecuentaba a Hugo Alberto

Se dirigen al lugar. Sin embargo, cuando llegan al restaurante reconocen que no identificaron  a ninguna muchacha. De manera peculiar el señor Jorge Ortega le sugiere que busquen por ahí  la camioneta. Finalmente la localizan en la calle de Empresa y Carraci.  Es en ese momento que, según la declaración de la Sra. Wallace, se le acerca un curioso. Este hombre le informa que en la madrugada escuchó enfrentones. Al asomarse se dio cuenta de que de ese vehículo estaban bajando a la fuerza a una persona y se la llevaron a un edificio en la calle de Perugino, lugar donde acudió la señora. Entonces, un menor de edad le informó que en la noche había escuchado balazos y había observado que del departamento 6 bajaron a una persona herida; además le informó el niño de que en ese lugar viven unas muchachas que son visitadas por policías judiciales. Además eso lo escuchó también Jorge Ortega Fuentes.

Todo el resto de la “investigación” llevada a cabo por la Sra. Wallace se desprende de una fotografía encontrada en el domicilio de Juana Hilda González Lomeli, durante un cateo realizado, donde aparece la mayoría de la gente involucrada en este caso. Simplemente decidió la Sra. María Isabel Miranda Torres que ellos eran los culpables de la desaparición de su hijo.

  • Las declaraciones de Juana Hilda González Lomeli

En la primera declaración rendida ante la PGR SIEDO, por parte de Juana Hilda González Lomeli, en fecha 11 de enero del 2006[1], (persona recluida en el CEFERESO No. 4, Tepic, Nayarit), ella refiere

no saber nada y desconoce los hechos que se le imputan,

el 12 del mismo mes, a petición del Ministerio Público una ampliación[2] de la misma, en la que consta la reiterada negativa de su participación de los hechos que le fueron imputados.

Posteriormente, Juana Hilda es arraigada en la Colonia de los Doctores,  y casi un mes después, Juana Hilda, es sacada del arraigo el día 8 de febrero del 2006 a las 3 de la tarde, hacia las oficinas de la SIEDO, sin que existiera una orden que justificara su salida (no tenían porque haberla sacado), supuestamente para practicar una diligencia, increíble en el centro de arraigo existen módulos para practicar diligencias. En la SIEDO le dijeron que tenía que firmar una declaración, la cual había sido previamente elaborada por el Ministerio Público Federal, PGR, en la que involucraba a los hermanos Castillo y a otras personas. Al negarse a firmar, fue torturada física y psicológicamente con amenazas de sembrarle droga a su familia o matarlos etc; si no firmaba.

Posteriormente, es regresada al centro de arraigo, en la madrugada del 9 de febrero del 2006, y en el trayecto sufren un accidente, la camioneta de los AFIS choca con un vehículo particular y ocurre una volcadura falleciendo un miembro del AFI, (de esto nunca se dijo nada) al estar Juana Hilda en el arraigo, presentaba lesiones en el cuello y excoriaciones en el cuerpo, al solicitar esta el servicio medico le dijeron que tenía que firmar unas hojas en blanco.

Pese a que en la declaración preparatoria, Juana Hilda, nunca ratifica su confesión del 8 de febrero del 2006[4], en el Juzgado, ya que ésta se obtuvo con amenazas del Lic. Fermín Ubaldo Cruz. Se le indicó al Juez que estas amenazas consistían en que si no firmaba una declaración que se encontraba preparada, en la que confesaba su participación en el delito que se le imputa, le harían daño a su familia y a cualquier persona que tuviera relación directa con ella.

La presunta responsabilidad, que llevó al Ministerio Publico a detener a Juana Hilda, se ha dirigido por la hipótesis de la señora María Isabel Miranda, lo que se corrobora con un escrito que presenta el día 13 de enero del 2006, y al cual se hace referencia en la hoja 540 del auto de plazo constitucional, en donde sin tener pruebas suficientes ni confesiones que incriminen a Juana Hilda, manifiesta lo que posteriormente hacen firman a Juana Hilda en su confesión de fecha 8 de febrero de 2006.

  • Análisis del video en él que Juana Hilda confiesa su participación en el secuestro de Hugo Wallace

Ver el Cuadro comparativo de declaración de Juana Hilda Gonzalez

De la propia transcripción que hace el Perito designado por el C. Agente del Ministerio Público Federal del video de la declaración acaecida el 8 de febrero de 2006, en las Instalaciones de la SIEDO, lo que se corrobora de la leyenda en el mismo video, podemos advertir la evidente alteración que el representante social hizo de las palabras vertidas por la procesada, y que todavía tenga el descaro de presentarlo como prueba en este H. Juzgado.

Sin embargo, probablemente sin la presencia del video, nunca hubiéramos estado en posibilidad de conocer desde las entrañas de SIEDO, lo que sucedió ese día 8 de febrero de 2006. En primer término, se aprecia que la procesada JUANA HILDA GONZALEZ, se encuentra en una sala de audiencias, ya que frente a ella se encuentra una persona sentada frente a una computadora y que de manera increíblemente rápida, está escribiendo lo que JUANA HILDA dice. Sin embargo se advierte que en ningún momento es interrumpida por su interlocutor o siquiera por el mecanógrafo para que repita los hechos que va narrando. Tal parece que eso no importa tal vez porque la declaración ya está lista.

Por otro lado a pesar que el C. Agente del Ministerio Público, le está haciendo preguntas sobre los hechos ocurridos el 11 de julio de 2005, y que resulta un derecho constitucional que se le haga saber al procesado que tiene derecho o no a contestar las preguntas que le haga el representante social, fundando el principio de la no incriminación; no se aprecia que en algún momento se lo hagan saber a la procesada.

En tercer término, tal vez el más importante de dicho video, es que durante los 50 minutos que aproximadamente dura dicho video no se aprecia la presencia de su entonces abogada de oficio Lic. Dolores Vera Murcia, la que se supone debe estar junto con su defendida, puesto que se aprecia una silla vacía al lado de JUANA HILDA GONZALEZ LOMELI, y en ningún momento, se advierte la comparecencia de ninguna persona que asista en dicha diligencia a la procesada. Entonces no es correcto otorgarle valor pleno ni siquiera indiciario, por no haberse producido con las formalidades legales que la ley establece al respecto, determinándose que la confesión rendida ante el Ministerio Público, sin la asistencia de un defensor carecerá de todo valor probatorio.

No es óbice para desestimar lo anterior, el hecho que en la declaración firmada por Juana Hilda (la cual fue obtenida por los medios a que se ha hecho alusión en el punto que antecede) aparezca la firma de la licenciada Dolores Vera Murcia, puesto que ante la evidencia notoria y visible como lo es la prueba de video ofrecida por el propio Agente del Ministerio Público, en que la percepción no depende de los sentidos ni de la interpretación, sino de los hechos que se muestran en él, se denota la verdad de las circunstancias existentes, y es que JUANA HILDA no estaba asesorada de abogado. Esta prueba, se advierte sin ediciones y sobre todo, es entregada por su autor: LA SIEDO.

Como se advierte de la hora del video, este sucede a las 8pm, siendo conteste con lo declarado por Juana Hilda en declaración preparatoria rendida ante este órgano jurisdiccional indicando

Cuando llegó a las oficinas de SIEDO, preguntó por su defensora de oficio y le dijeron que ya le habían hablado que no tardaba y mientras las pasaron a ella, a un acuarto donde nada mas había una mesita y cerraron la puerta, estaba el licenciado Fermin Ubaldo …

Mesita que se observa en el video, así como un licenciado que es quien le está haciendo preguntas, quien nunca se identifica, a lo que desconocemos quien es la persona que está hablando, pero si sabemos que es un agente del ministerio publico.

Además resulta indiciario que el video se haya tomado a las 8 de la noche, cuando como consta en autos, Juana Hilda Gonzalez arribó a las oficinas de SIEDO cerca de las 4pm; y del dicho de la  defensora de oficio, en su escrito a fojas 685 del tomo 4, indica que ella fue avisada a esa misma hora. Además según los datos que se advierten del tomo 4, se supone que la declaración de Juan Hilda empezó a las 4.10 pm el 8 de febrero de 2006. No así a las 8 de la noche.

Es más que evidente que la declaración que el Agente del  Ministerio Público presentó ante este juzgado como confesión obtenida por la procesada no es la que se advierte en el video de referencia, ya que existen datos, circunstancias, horas, completamente diferentes de las que se señala en dicho video y que sin embargo, son perfectamente editadas por el representante social, y lo que es peor, le hizo creer al Juez que Juana Hilda había declarado la deposición escrita, para que fuera tomada en cuenta al momento de resolver el auto de término, quedando más que acreditado que la declaración de 8 de febrero visible a fojas 748 a 757 del Tomo IV de autos  no es la que nos ha acreditado el agente del Ministerio Público, conteste con la que manifestó Juana Hilda, ese día, demostrando así que la declaración estaba ya preparada, pues cuando llegó la defensora de oficio pues ésta solo firmó frente a ella, para darle “legalidad” a la diligencia. Pues como Juana declaró en su declaración preparatoria

Su defensora se fue a las siete de la noche y la declarante seguía en ese lugar, lo cual el licenciado Fermin molesto por el comentario que le hizo a la declarante la volvió a regresar y desde las 19 horas a las cuatro de la manaña la tuvo en dicho lugar otra vez con intimidación.

Demostrándose con el video esta aseveración.

De ningún modo, puede considerarse a dicha declaración en video la calidad de confesión o ratificación ante órgano judicial, puesto que la procesada no ratificó en ninguna diligencia ni las manifestaciones del video, ni las que el Ministerio Público confeccionó en sus oficinas, por lo que la prueba analizada y valorada debidamente tiene por demostrado que de ninguna manera se corrobora la confesión. El representante social actúo indebidamente al inducir la deposición escrita.

La declaración que consta en video y cuyos peritos detallan en su dictamen, denota la clara contradicción con otros elementos de prueba y que el Ministerio Público pretende que ambos materiales probatorios, sean tomados como prueba plena a su favor. Como por ejemplo el hecho que en ningún momento Juana Hilda indica en el video las horas que de manera cronométrica se señala  en la deposición escrita. O cuando en el video nos habla de la compra de un serrucho, y en la deposición escrita, hasta marca le ponen a la sierra BLACK AND DECKER. Lo que resulta por demás sospechoso es que a pesar que no se determinan las horas en que se suponen fueron al súper a comprar la sierra y a pesar del conocimiento que el agente de la Federación tenía de este video, la coadyuvante del representante social se apresura a comprar la sierra eléctrica cuyas especificaciones técnicas conoce más que los propios procesados para que el día de la inspección judicial con carácter de reconstrucción de hechos forme parte de las fotos y de la teatralidad que implicaba poner a funcionar la sierra en el departamento.

Incluso, la deposición escrita es contradictoria con la del video y lo declarado por Vanesa Figueroa, en su totalidad, ya que recordemos que Vanesa Figueroa dijo en su declaración de 2 de Febrero, que oyó a Hilda decirle a alguien

Nos vemos en el cine

Pero, en el video nunca dice eso, al contrario dice

Te vuelvo a llamar.

Situaciones que en evidente contradicción de la deposición escrita del video, se detallan en la pericial ofrecida por el Agente del Ministerio Público. Es prueba plena para desvirtuar en su totalidad la que fue ofrecida como prueba ante este órgano jurisdiccional, pues se acredita que fue editada, alterada, y se entregó como la verdad de la narración de los hechos, actuación deplorable que por supuesto debe ser desestimada, en lugar de ser premiada como pretende el Agente del Ministerio Público.

  • Declaración de Vanesa Figueroa Martínez, con domicilio en el edificio de Perugino número 6 – acosada por la familia Wallace

En su declaración rendida el 15 de julio del 2005[4], Vanesa Figueroa Martínez refiere que ella vive desde hace un mes en el edificio de Perugino número 6, y que desde la fecha que habita su departamento, los departamentos son muy tranquilos y que ella vive únicamente con su hijo. Refiere además que no ha visto nada raro en el tiempo que tiene viviendo en su departamento. El día 12 de julio del año en curso, tocaron a su timbre y eran unos policías uniformados quienes le preguntaron si en la madrugada del 12 de julio, había escuchado disparos de arma de fuego. Contestando que NO, posteriormente le preguntaron si en el edificio vivía un niño de 8 años. Contestando que NO, y que ese día solo había ido a visitarla su hijo en la mañana. Comentó que su hijo de nombre Erik Figueroa Martínez no vive con ella, y que no era posible que su hijo le hubiera dicho a una persona vestida de civil que había escuchado balazos en la madrugada del lunes, porque en ese momento él se encontraba en el interior del departamento viendo la televisión. El niño solo salió un momento a los pasillos, pero nunca salió del edificio. Al llamar al menor, la persona que declaró que el niño le había dicho que había escuchado balazos dijo “si es él”. Cuando el menor es interrogado por su madre, el menor refiere que él no le dijo a nadie eso, y que lo único que indicó, fue que le preguntaron si en ese edificio vivía una mujer bustona y güera, y al contestar que no, se retiraron.

La misma Vanesa refiere que

yo pienso que esta persona mal informó a los policías y a las personas vestidas de civil, que esto fue puro chisme y malos entendidos.

Además, resulta preponderante la importancia de señalar que esta testigo fue llamada por la SIEDO y acudió de manera libre y espontanea, declaró que el lunes 11 de julio del 2005, estuvo platicando hasta las 5:00 de la madrugada del martes 12 de julio del 2005, en la puerta de su departamento con un vecino de nombre Noel, y que sabe la hora porque antes de meterse a dormir vio su reloj e indicó que en todo ese tiempo no escuchó nada de ruido y tampoco escuchó balazos.  Además nos confirma en su declaración que el menor no durmió en el departamento.

Mas impactante, la testigo señala el acoso que sufría por parte de la familia WALLACE, indicando el 12 de Noviembre de 2005:

 “..En uso de la voz, la declarante sigue diciendo que solicita que asentado que al principio de todo esto, o sea cuando comenzó a ir la policía por que según habían secuestrado a alguien, yo me sentí  muy acosada par la familia de la persona que fue secuestrada, e inclusive en algunas ocasiones, me hicieron seguimientos, por lo cual siento temor de que la familia del supuesto secuestrado me cause algún daño a mi o a mi familia en especial por la señora que dice ser madre del secuestrado, par lo que quiero dejar asentado que hago responsable a estas personas por algo que me pueda pasar a mi o a mi familia”.

  • Declaración de Jaqueline Isabel Galvan Lopez, administradora del edificio de Perugino No. 6

En la declaración del 11 de noviembre del 2005, de Jaqueline Isabel Galvan Lopez, administradora del edificio de Perugino No. 6, en la indagatoria respecto a este caso, menciona que

la alfombra del departamento 4, que es donde habitaba Juana Hilda, no se ha cambiado, ya que la que esta actualmente la mando instalar Juana Hilda desde 7 u 8 meses y ella la cambió por su cuenta, la alfombra que si se cambió fue la del departamento 5, y esto ocurrió cuatro o cinco días después del 11 de julio, esto lo autorice yo, debido a que me lo solicitó el inquilino que ahí habitaba, además de que la alfombra estaba muy sucia y maltratada.

Robusteciendo con esto las innegables contradicciones en las declaraciones de la testigo María Isabel Miranda Torres, y los hechos que nos ocupan, es cuando indica,

por otro lado solicito se cite de ser posible al dueño de la casa de alfombras Colors, ya que dos días después de la desaparición de su hijo, en el domicilio señalado, se cambió la alfombra en algún departamento, lo que presupone que están quitando evidencias que los pudiera comprometer…

La anterior transcripción, denota el aleccionamiento e intencionalidad en las acusaciones de Isabel Miranda en su insistencia por encontrar el culpable en el departamento número 4; ya que la alfombra al no haberse cambiado, debería haber mantenido evidencia suficiente que acreditara lucha, rasgaduras ó sangre, sin que haya sido así de ningún modo.  Además desde este momento debe resaltarse el hecho que el departamento estaba rentado, se dice por el señor Rodrigo Oswaldo De Alba y su esposa desde el 1 de octubre de 2005 Sin embargo, cuando la SIEDO ingresa al inmueble a principios de febrero de 2006, el inmueble estaba vacío y sin vestigios de haber estado ocupado como lo demuestran las fotografías que se encuentran agregadas en autos. Sin embargo, la propia Jaqueline Galvan reconoce que casi no acudía a los departamentos, situación que resulta muy favorable para quien quisiera haber ingresado al inmueble cuando Juana Hilda lo desocupó.

  • Detención de Tony y Alberto Castillo Cruz y tortura de Alberto

Tony y Alberto Castillo Cruz fueron torturados. Alberto fue detenido por la señora María Isabel Miranda, su hermano y otras personas con pistola en mano, saliendo de su trabajo en Reforma y Milán a unos minutos de la SIEDO el 7 de marzo 2006, lo golpearon y lo torturaron, después de varias horas lo entregaron a los AFIS, y estos también lo torturaron físicamente y psicológicamente con toallas mojadas y bolsas de plástico en la cabeza, al grado de ponerle una pistola en la cabeza para que confesara su participación, porque si no confesaba lo mataban. Él contestó que

si quieren matarme, háganlo, no voy a confesar ni a firmar nada que no haya hecho.

A Tony, su madre lo presento en la PGR, SIEDO ante el Ministerio Público Federal, el día 23 de marzo del 2006, porque él nos dijo

yo no hice nada, ni tengo que ver nada en el asunto, y quiero presentarme a declarar.

¿Qué supuesto delincuente se entrega ante un delito como este?

Tony y Alberto Castillo Cruz en su declaración ministerial, dijeron ser Ciudadanos Americanos. Pero el Ministerio Público Federal, Braulio Robles Zúñiga, les contestó

Me vale madres, están en México

y

Aquí se chingan, y donde ustedes digan algo sobre su nacionalidad vamos sobre su madre y su tío. 

Después de ser arraigados, fueron consignados y enviados al Reclusorio Norte, quedando a disposición del Juzgado Decimosexto de Distrito de Procesos Penales Federales. Rindieron su declaración preparatoria, manifestando que son inocentes, que nada tienen que ver con los hechos que se investigan. Solicitaron el careo con Juana Hilda Gonzales Lomeli, persona que depone en su contra. Al tenerla de frente, le preguntaron:

¿Nosotros estuvimos con ustedes?, ¿Nos viste a nosotros secuestrarlo? ¿Nos viste a nosotros golpearlo? ¿Nos viste a nosotros destazarlo? Etc.

A todas las preguntas, ella contesto que

NO, perdónenme.

Ellos preguntan:

¿Entonces porque nos involucras?

Y es cuando ella expone la forma de cómo firmó la declaración, por la cual Tony y Alberto Castillo Cruz están recluidos en ese centro penitenciario (Reclusorio Norte). Posteriormente fueron trasladados a CEFERESOS números 3 y 2, respectivamente, donde se encuentran actualmente.

Así como estas atrocidades y todas las irregularidades, violaciones y anomalías que usted pueda imaginarse, obran en el expediente. En el caso más especifico de Tony y Alberto Castillo Cruz, ellos nunca estuvieron en el lugar de los hechos. De todos los vecinos del edificio, donde supuestamente sucedieron los hechos y fueron citados a declarar ante la Procuraduría General de la Republica y quienes se presentaron a ampliar su declaración ante el Juzgado Decimosexto de Distrito de Procesos Penales Federales, nadie los conoce, nadie declaró que los hayan visto en el lugar de los supuestos hechos, asimismo no vieron movimiento y escucharon ruido alguno.

  • Ausencia de prueba en la investigación realizada por la PGR y la PJDF – el asesinato de Hugo Alberto Wallace no está comprobado

Cuando se presenta la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal en el lugar de los supuestos hechos, se realizó una inspección ministerial en el pasillo y escaleras del edificio, pero no encontraron huellas, evidencia o indicios de ningún tipo.

Asimismo, se presentó la PGR en el departamento de los supuestos hechos, haciendo su estudio de campo, sin encontrar huella alguna, ni manchas hemáticas, donde se presume que fue destazado una persona de 1.80 metros de estatura y más de 140 kilogramos de peso, en un baño con una superficie de un metro cuadrado, situación que resulta imposible e increíble, por el tamaño de la sierra eléctrica, instrumento que supuestamente se utilizó, por razón de lógica y mecánica de los hechos contenidos en la confesión de Juana Hilda, relacionados con las declaraciones, los testigos de cargo que obran en autos. Nadie declaró haber oído el ruido que hace una moto sierra, al funcionar cortando algo.  Además esas sierras no vienen con silenciador, puesto que por lo regular son utilizadas para cortas cosas fuertes, como arboles. Y como se desprende de la inspeccionar ocular realizada por el C. Juez y personal del juzgado, la audición en el departamento 4 de Perugino, es muy amplia, y no resulta posible que si fue accionada una moto sierra, no hubiese sido escuchada por nadie.

Se reitera que la dimensión del baño es sumamente pequeña, para que cupieran los cuerpos de Hugo Alberto Wallace, Tony Castillo Cruz, Alberto Castillo Cruz y la moto sierra, con la finalidad de cortar el cuerpo del primero en pedazos, mismo que suponiendo que con dificultad hubieran manipulado la moto sierra, no existen evidencias de un descuartizamiento dentro del baño, puesto que como ya se ha expresado anteriormente, solo se encontró una gota de sangre de un milímetro de longitud.

Cabe mencionar que siete meses después se presenta la Procuraduría General de la Republica,  realizando su estudio de campo y encuentran una supuesta gota de sangre, de la cual una “perito” de la misma Procuraduría, rinde su dictamen, y al presentarse el “perito” a ratificar su peritaje ante el Juzgado de Distrito que lleva la causa y una vez realizada la ratificación, se le cuestiona, sobre si la muestra de sangre encontrada, pertenece al sexo masculino, a lo que responde la “perito” que sí. Sin embargo, la muestra de sangre encontrada según su peritaje (informe), pertenece al sexo femenino. Se argumentó que es un “error de dedo”. Esto no es posible, se supone que los peritos son profesionales y expertos en su materia y no pueden darse al error. Cuando se solicita la muestra de sangre encontrada, para realizar y ofrecer una prueba pericial, al respecto por parte de los procesados, la perito en la Materia contes que el hisopo no servía para nuevas confrontas y que esta se había desechado, dejando con esto en estado de indefensión a los procesados.

Es una aberración que uno de los peritos ofrecidos por parte de la PGR manifiesta en su dictamen que Hugo Alberto Wallace murió a consecuencia de unos golpes que le provocaron un infarto, para posteriormente ser destazado. ¿Cómo es posible que el juez de la causa le de valor probatorio a este dictamen, si al cuerpo que nunca encontraron nunca se le practicó la necropsia de ley para saber con certeza las causas de la muerte, y solo se basan en conjeturas.

  • Incertidumbre sobre Hugo Alberto Wallace

Existe un acta de reconocimiento de Hugo Alberto Wallace en Coautlichan, Texcoco Estado de México, donde éste fue reconocido por José del Socorro Wallace, cuando Hugo, tenía 6 años de edad.

Se duda de que José Enrique del Socorro Wallace no sea el padre biológico de Hugo, cuando se le requirió a José Enrique del Socorro Wallace, en infinidad de ocasiones para que se presentara a ampliar su declaración en el Juzgado, la Sra. María Isabel siempre lo escondió, ya que José Enrique del Socorro Wallace, cuando rindió su declaración ministerial, el 22 de julio del 2005, manifestó que

…no me han hecho ninguna exigencia económica o de cualquier índole, para liberar a mi hijo o para decirme donde se encuentra o porque motivo desapareció… no puedo decir que se trate de un secuestro, porque no he recibido exigencias de parte de ninguna persona, para liberar a mi hijo de algún tipo de privación ilegal de la libertad…

Por otra parte, la misma Procuraduría General de la Republica, supuestamente encontró una licencia de conducir vencida en el lugar de los supuestos hechos a nombre de Hugo Alberto Wallace. La pregunta: ¿Qué Hacia Hugo Alberto, con una licencia vencida, sí el ya tenia una licencia de conducir vigente? Y en la supuesta licencia encontrada no se encontró huella alguna ni del mismo titular.

  • La tarjeta de crédito de Hugo Alberto Wallace

La Señora María Isabel Miranda Torres manifestó ante la PGR, que al día siguiente del la supuesta desaparición (11 de Julio del 2005) de Hugo Alberto Wallace, en el domicilio de su hijo encontró, una tarjeta bancaria, con la que Hugo Alberto, realizó un retiro de mil pesos de un cajero automático, en plaza universidad como a las 21:00 horas, posteriormente se presentó al banco con el estado de cuenta a efecto de verificar si su hijo había retirado esa cantidad de dinero, confirmándole dicha institución, que efectivamente, el había sido quien hizo el retiro.

Lo sorprendente y la pregunta es: ¿Cómo es posible, que la tarjeta con la que Hugo Alberto Wallace, hizo el retiro, esa tarjeta, apareció en su domicilio, si Hugo Alberto, ese mismo día fue secuestrado, golpeado y destazado, y no regreso a su domicilio? La Sra. María Isabel Miranda Torres dijo que los únicos que ingresaron al domicilio de su hijo fueron la persona del servicio domestico, el chofer de su hijo y el vigilante del condominio, y sospechaba de ellos. Sin embargo, estas personas nunca fueron presentadas como indiciados, ni se les investigó al respecto.

  • Hugo Alberto Wallace seguía vivo… 4 meses después de su muerte

Se desprende de la declaración del señor José García Sepúlveda, rendida a principios de noviembre del 2005[5] [Declaracion Min del Sr. Sepulveda, dueno telefono], quién refiere que recibió una llamada el 1° de noviembre del 2005, y le dejaron un mensaje de voz que decía:

Qué onda, mira ando hasta la madre, ya se que te falle, pero me vale verga, que, aquí puto, que onda güey, mírame aquí pistiando güey, me vale verga, sabes que güey, sabes quién me jugo…

Esta voz es reconocida por personas de nombres: Vanesa Bárcenas[6] [Declaracion de exnovia de Hugo] ex-novia de Hugo Alberto Wallace, por Isabel Neri Lujano[7], su trabajadora domestica [Declaracion de sirvienta Hugo] , Carlos Colorado Martinez[8], Vigilante del condominio de Hugo Alberto Wallace, así como de Rodolfo Munguía López[9], lo que se puede acreditar que el Sr. Hugo Alberto Wallace no fue victimado.  Esta llamada fue realizada cuatro meses después de su supuesta desaparición.

Por consiguiente, por todo esto y mucho más que obra en el expediente, se tiene la duda y todo indica que hace suponer que Hugo Alberto Wallace está vivo.



[1] Declaración ministerial de Juana Hilda Gonzalez Lomeli, del 11 de enero del 2006, Tomo III, fojas 501 a 512.

[2] Ampliación de declaración de Juana Hilda Gonzalez Lomeli, del 12 de enero del 2006, Tomo III, fojas 1 a la 10.

[3]  Tercer Declaración Ministerial de Juana Hilda Gonzalez Lomeli, de fecha 8 de febrero del 2006, Tomo IV, fojas 748 a 757. A pesar de que se indicó que en la declaración del 8 de febrero del 2006, se encontraba presente la Defensora de Oficio, la verdad de los hechos, es que la licenciada Maria Dolores Vera Murcia no “estuvo presente” cuando Juana Hilda supuestamente refirió los datos que se advierten en la precitada comparecencia, ya que esa declaración estaba ya preparada, pues cuando llegó la Defensora de Oficio, ésta solo firmó frente a ella, para darle “legalidad” a la diligencia.  Incluso, Juana Hilda, se encontraba muy mal, pues había sido sujeta a presión moral, hecho que posteriormente refiere la propia Defensora, en un escrito visible a fojas 685 a 687 del tomo VII.

[4] Declaración ministerial de Vanesa Figueroa Martinez, del 15 de julio del 2005, Tomo I, fojas 129 y 130

[5] Declaraciones ministeriales de José García Sepúlveda, del 10 de noviembre del 2005, Tomo 1, fojas 553 a 556 y otra del 15 de noviembre del 2005, Tomo I, fojas 679 y 680.

[6] Declaración ministerial de Vanesa Bárcenas Díaz, del 15 de noviembre del 2005, Tomo I, fojas 647 a 650.

[7] Declaración ministerial de Isabel Neri Lujano, del 14 de noviembre del 2005, Tomo I, fojas 618 a 623.

[8] Declaración ministerial de Carlos Colorado Martinez, del 25 de octubre  del 2005, Tomo I, fojas 419 a 423.

[9] Declaración ministerial de Rodolfo Munguía, del 18 de noviembre del 2005, Tomo I, fojas 789 a 800.

Wallace acostumbrada a decir : “Fue montaje”


Sobre la detención de Isabel Miranda de Wallace en 1998, todo indica a que esta detencion se realizo verdaderamente y la ficha (foto)  de su detención como lo muestra la revista proceso en su edición 1849, se confirma que verdaderamente fue procesada por los delitos de resistencia de particulares y homicidio en grado de tentativa, en una entrevista con carmen aristegui en MVS noticias el funcionario del gobierno del distrito federal que presento la querella confirmo, que verdaderamente existió el proceso penal en contra de la Sra. Wallace, esta información esta tratando de ser manipulada por el PAN (partido acción nacional) para que su candidata “gris” al gobierno del DF no sea afectada, pero esto es un efecto domino derivado de la aceptación de la candidatura por parte de Wallace.
Aunado a esto están saliendo a relucir las irregularidades, información oculta  y detalles que llevan a dudar si el “crimen” perpetrado en contra de Hugo Wallace fue en verdad un secuestro, según información encontrada en la pagina de internet del diario mexicano el universal con fecha México D.F., a 4 de junio de 2006 – 8:56 AM se encuentra información que indica que Hugo Wallace estuvo involucrado en delito de contrabandoen el año 2002, en colusion con sus supuestos captores, en esta nota del universal , se puede leer que Hugo Wallace fue procesado por contrabando. Este proceso similar al que fue sometida la Sra. Wallace, en ambos casos existen las mismas declaraciones por parte de ella:  “es un foto montaje, no soy la de la foto, no es el de la foto” , la sra Wallace dice en ambos casos que: procederá penalmente en contra de quien publico y filtro dicha información, a la fecha la sra. no ha podido comprobar y aportar  las pruebas de que estas fotos son falsas, caso contrario de las autoridades quienes confirman que ambos casos son verídicos, entonces la pregunta de la ciudadanía, sera: ¿ Hugo Wallace estaba involucrado en actividades ilicitas? todo indica que si.

CASO WALLACE : revelaciones sobre SHOW-CASE, la empresa de espectaculares de Isabel Miranda de Wallace


En esta nueva entrada, reproducimos una serie de articulos publicados en El Publicista hace unos meses. Se oscurece cada vez mas el caso Wallace. Resulta ahora que la hoy candidata del PAN es duena de una empresa operando de manera ilegal y que podria ser un prestanombre para otra empresa: “Grupo Rentable” de Ricardo Escoto Núñez

Empresa de Isabel Miranda de Wallace : Show-Case

Calzada de las Brujas No. 1 Ex-Hacienda Coapa, Tlalpan, CIUDAD DE MEXICO 14300, DISTRITO FEDERAL, Tlalpan, DF
Teléfono: 5556780433

Fuente : El Publicista

Fuimos los primeros en ventilar el turbio pasado de Isabel Miranda de Wallace

Ya se supo, ya se sabe: se los dije. Nos da mucha pena tener que refregárselo, pero aquí mismo publicamos, antes que nadie, las fechorías que Doña Isabel Miranda de Wallace ha cometido a lo largo de su ya vasta vida.

Es más, nos atrevemos a afirmar que el reportaje que el semanario Proceso publicó en su edición del lunes 08/04/12, se realizó a partir de lo que esta Bitácora Publicitaria reveló hace más de dos meses. Y ahora Doña Chabelita apela al infantil recurso de negarlo todo cuando, nosotros lo afirmamos, sus ladronadas constan en actas.

Y espérense a lo que falta porque, insistimos, tenemos la casi certeza de que muchas de las estructuras que Show Case, su empresa de anuncios exteriores son ilegales porque carecen de las licencias del caso. Dicho de otra manera, la Sra. Wallace opera fuera de la ley.

Es como si yo, viendo que son buenos negocios, el día de mañana abro una cantina y una cervecería junto a una escuela secundaria sin contar para ello con ningún tipo de permisos, (que, de antemano, ya sé que no se me van a dar).

Pero la cosa no para ahí, si nuestros compañeros de fuente política desean sacarle más trapitos al sol a la susodicha, con que escarben un poquito en su relación con Ricardo Escoto Núñez, de Grupo Rentable, se van a encontrar con infinidad de irregularidades, muchas de ellas de escándalo.

Y volvemos a repetir lo que ya antes anotamos: el peor error que el PAN ha cometido en este siglo 21 fue haber candidateado a Isabel Miranda de Wallace al gobierno del DF… ¡lástima Margarito!

1. En lo que podríamos calificar como el peor error de cualquier partido en las elecciones de 2012, hace unos días el PAN destapó como su candidata para el Gobierno del Distrito Federal a la Sra. Isabel Miranda de Wallace, quien se supone es publicista ya que, según ella misma afirma, es propietaria de Show-Case, una de las empresas más polémicas y controvertidas de la industria mexicana del exterior.

Y decimos que se supone porque, en honor a la verdad, los mismos publicistas sabemos muy poco: al respecto con el favor de mis tres o cuatro lectores voy a exponer, a continuación, en qué me baso para estas aseveraciones.

A finales de la década de los ochentas del siglo pasado, los industriales de la publicidad exterior de este país se encontraban cómodamente instalados en su confort; con un reglamento bastante laxo y fácil de observar, se limitaban a administrar –y a vivir muy bien- de las migajas que los anunciantes invertían en la radio y la TV en su gran mayoría… pero entonces sucedieron dos cosas casi casi cataclísmicas para la actividad: la televisión cayó de la gracia del gremio del público, (fenómeno que aún no se termina) y Ricardo Escoto Núñez hizo su aparición colocando estructuras a diestra y siniestra, a menudo en lugares prohibidos; robando, pirateando y tapando los lugares a otros, sin reparar en gastos para ello.

¿De donde sacó Escoto, que antes de eso fue un pobre y mediocre vendedor de alarmas para auto, las enormes cantidades de dinero necesarios para colocar tantas y tan costosas estructuras, sobornando para ello a infinidad de funcionarios? Eso es algo que nadie sabe y que aún hoy es día continúa siendo un misterio.

Lo cierto es que, junto con la Publicidad Rentable de Escoto surgió también, a manera de comparsa, otra empresita de exteriores, de nombre Show-Case, propiedad de Chabelita Miranda de Wallace, de profesión ama de casa. Ella cuenta que dicha mini-empresa era propiedad de su marido quien, ante un mal cardiaco crónico, se lo dio a manejar a ella, su señora, a quien, al poco tiempo, su hijo, (q.e.p.d.), le echó la mano.

Y consta en actas porque las autoridades les siguieron la pista, que el dueto Rentable-Show-Case, de Escoto-Wallace, se dio a la infame y depredadora tarea de colocar anuncios exteriores en cientos de lugares prohibidos, recurriendo para ello al soborno en la mayoría de los casos.

Es más: en una ocasión que las autoridades del D.F., entonces al mando de Espinoza Villarreal, (un corrupto como todos los priístas), presionadas por la opinión pública, trataron de quitar algunas de las estructuras de Show-Case sobre el Anillo Periférico, la Sra. Miranda de Wallace, a altas horas de la madrugada, llegó al lugar, bajó de su auto hacha en mano y rompió los cables de la guía hidráulica encargada de la remoción en cuestión, con lo que puso en grave riesgo la vida del operador, quien pudo haber muerto si la chunche esa se hubiera desplomado.

Por esa acción, a todas luces vandálica e incluso de barbajanería, la Sra. Wallace fue detenida y se pasó sus buenos días en el frescobote. E insistimos: consta en actas.

¿Cómo es entonces que el PAN, que tanto se ufana de acatar la ley, postula como candidata a alguien acusada y procesada por desacato, ataques a la autoridad, inobservancia de la ley más los delitos que salgan?

2. Las interrogantes ante la persona de Isabel Miranda de Wallace, flamante candidata del PAN al gobierno del DeFe son múltiples y muy inquietantes.

Y es que, acerca de su vida personal, su trayectoria profesional y su carrera empresarial NO se sabe prácticamente nada y abundan las cuestionantes como:

¿De dónde salió Show-Case?

En los directorios de medios de fines de la década de los setentas y principios de los ochentas la empresa brilla por su ausencia: simplemente no existía. Es más: su presunto propietario, el tal Wallace era y sigue siendo un perfecto desconocido en la industria y entre el gremio.

¿De dónde sacó entonces una mini-empresita, totalmente desconocida, para invertir decenas de millones de pesos para construir, prácticamente de un día para otro, las decenas de estructuras que instaló en forma completamente ilegal corrompiendo para ello a infinidad de funcionarios venates?

Esta pregunta debe plantearse junto con el hecho irrefutable de que, por estar gravemente enfermo, el marido de Doña Chabe precisaba, (y sigue requiriendo), de un costoso tratamiento médico.

Y todo, medicinas, estructuras y mordidas salió de la misma “empresita”, que de manera inexplicable, insistimos, creció en muy poco tiempo hasta convertirse en una compañía de carácter mediano, con cientos de estructuras que, de perdida, valen 5 millones de pesos cada una.

¿Cuentan las mencionadas estructuras de Show-Case con los respectivos permisos y licencias que la ley ordena?

Lo más seguro es que NO, con lo que, por falta de cálculo, el PAN enfrenta ahora el problema de tener una candidata fuera de la ley, (y que ha estado en el bote, además).

¿Por qué todos sus atropellos y trapacerías los cometió Show-Case a la sombra de Publicidad Rentable, la cual fue considerada como la empresa más controvertida, prepotente e ilegal, (en su momento), de la industria mexicana de la publicidad exterior? Es más: en cierta época Rentable y Show-Case crearon una propia asociación con el exclusivo propósito de “cuidar sus intereses”.

Todo lo anterior, mas otras muchas cosas, han llevado al gremio publicitario a sospechar que, en realidad, Show-Case no es más que una empresa patito, que en realidad es propiedad de Ricardo Escoto* y que, este la fundó tanto “para taparle el ojo al macho” como para no parecer como el único maleante de hueso colorado en un negocio donde todo lo malo resalta de manera espectacular… ¡verídico!

* Un comentarista rectifica esta afirmación y genera hasta mas sospechas sobre Isabel Miranda de Wallace.

Sr. Delius:
Le escribo para hacerle algunas aclaraciones pertinentes con respecto a la serie de notas que aparecieron de manera reciente en su Bitácora Publicitaria, bajo el título: “¿Es Isabel Miranda de Wallace socia o prestanombres de Ricardo Escoto?”.

Pregunta a la que, con absoluta certeza, puedo responderle que NO: no son ni lo uno ni lo otro. Los rumores al respecto se desataron porque, siempre en busca de lugares en dónde colocar sus estructuras, aunque no existieran permisos para ello, Escoto Núñez encontró una pequeña escuelita, propiedad de la Sra. Miranda de Wallace, a quien convenció de que le arrendara el lugar.
Con lo que Ricardo no contaba, fue con la voracidad de Doña Isabel quien, ni tarda ni perezosa se dio cuenta del negocio, se apropió a la brava de la estructura que Rentable había colocado en el patio de su escuelita y se lanzó, con alegría irresponsabilidad y total falta de respeto, a colocar estructuras a tontas y locas, pasando por encima de quien fuera, lo que incluso le valió estar una temporada en la cárcel.
De Ricardo Escoto se dicen muchas cosas, algunas ciertas y otras no tanto pero, en este caso, al que se llevaron al baile fue a él.
Hechas las aclaraciones del caso me despido de usted reiterándole mi admiración por el valor que ha tenido –y sigue teniendo- para poner en su lugar a quienes se aprovechan de la ley para actuar con completa amoralidad.
Atentamente,
Ricardo Pérez López

http://elpublicista.info/?p=10372

3.  Seguramente, a estas alturas del partido, ya muchos de mis lectores se estarán preguntando a qué oscuros intereses sirvo o quién me paga para hablar mal de una ciudadana como Doña Isabel Miranda de Wallace. Nada de eso: a mí el dinero no me hace falta. Lo necesito pero no tanto como para vender mi alma al diablo.

Escribo todo lo que sé al respecto, que por otro lado es la pura verdad, porque estoy firmemente convencido de que muchos males que la industria de la publicidad exterior padece en el DF se deben, en gran manera, a la mancuerna Wallace-Escoto, (por Ricardo Escoto Núñez) que han actuado con entera prepotencia, ilegalidad y corrupción de unos veinte años para acá. 

Como empresaria su trayectoria ha estado siempre bordeando la ilegalidad y sumida en una total ignorancia, que para nada cabe en quien afirma vivir en y por el anuncio exterior. Y no sabe nada porque está claro que ella no es quien maneja el negocio.

Al respecto de la ineptitud y falta de visión de la señora, quisiera narrarles una anécdota que a mi nadie me contó porque yo la viví en carne propia.

Como suma y resultado de todas las criticas, bien sustentadas como ahora, que El Publicista publicó en su momento respecto a las fechorías de Miranda de Wallace, un buen día esta me llamó y me citó en su oficina.

Ese día me cambié los huaraches por zapatos, me puse mi mejor traje y llegué puntualmente a la cita, allá por el rumbo de Villa Coapa, a una casa habitación habilitada como oficina y taller de exteriores: a leguas se notaba que ahí se hacía herrería. (Y se trataba de una zona residencial, repito).

La susodicha me recibió de mal talante y con cara de pocos amigos porque, entre sus defectos, está el no saber sonreír. Para mi sorpresa, antes de cualquier otra cosa, Doña Chabelita sacó de entre sus ropas una grabadora portátil y la prendió diciéndome:

-“Voy a grabarlo todo porque no quiero que vaya usted a publicar algo que no dije”- afirmó.

Y como el que nada debe nada teme, yo me lancé a mi trabajo: como era de esperarse, la santa señora habló en demasía… y no dijo nada.

Cuando mis preguntas le eran incómodas simple y sencillamente las ignoraba para caer en una verborrea que no nos condujo a ningún lado. 

Sin embargo, hubo algo, al final de la entrevista, que considero por demás importante ya que nos revela qué clase de persona es Doña Isabel Miranda de Wallace.

4. La veintiúnica vez que la titular de Show-Case aceptó hablar con la prensa acerca de su empresa fue con El Publicista, debido a que esta revista exhibió a Doña Isabel Miranda de Wallace como prepotente, ilegal y corrupta, en virtud de haber instalado infinidad de estructuras de anuncios exteriores sin ton ni son y sin obtener las debidas licencias para ello.

En esa ocasión, hace ya algunos ayeres, este reportero tuvo la sensación de estar escuchando el monólogo de un Cantinflas con enagüas, quien habló y habló sin decir realmente casi nada: su única argumentación válida radicó en el hecho de señalar la incongruencia de las autoridades del DF quienes, ayer como hoy, insisten en que los industriales del exterior capitalinos deben de sacar sus licencias para poder instalar cualquier estructura… pero, cuando el interesado se presenta a tramitarlas simplemente se rehúsan a otorgarlas aunque la documentación requerida esté completamente y en regla.

(Con absoluto cinismo los funcionarios de segundo nivel encargados, bajo las órdenes de Marcelo Ebrard y Felipe Leal, argumentan como respuesta “¿y entonces nosotros qué vamos a ganar?”) 

Sin embargo, al final de la mencionada entrevista, Doña Chabelita nos comentó:

-“Aprovecho para hacer pública mi inconformidad al hecho de que el Gobierno del DF esté otorgando permisos para operar mobiliario urbano a empresas extranjeras en lugar de hacerlo primero con los mexicanos, que tenemos más derecho”. 

En aquel entonces, después de una licitación incluso internacional, el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles otorgó la primera concesión, para parabuses, a Eumex, empresa 100% nacional, si bien propiedad de ciudadanos españoles: nótese el desconocimiento de la verdadera realidad por parte de la Sr. Wallace.

-Pero- respondimos- tenemos entendido que el propio gobierno está ya ofreciendo otras concesiones: en otras avenidas, a los empresarios mexicanos…- argüimos. 

-“A no: a mí me quieren dar las avenidas Insurgentes y Tlalpan y yo no quiero: a mí que me den Reforma y Periférico, si no, no quiero nada”- nos respondió la santa señora.

Fue en ese momento en que nos convencimos de que, aparte de no tener ni la más mínima visión, la Sra. Wallace no tenía ni idea de lo que se suponía es su negocio: desdeñar una concesión tan importante, en la única avenida que cruza la ciudad de norte a sur, fue una clara muestra de que, para nosotros, Doña Isabel es una improvisada. A la dama le ofrecieron oro molido y lo desdeñó por ignorancia.

Actitudes como esta, (que, repetimos, es 100% cierta) más otras muchas que circulan por ahí, llevó al gremio publicitario mexicano a propalar un rumor, de tipo radiopasillo, en el sentido de que Show-Case es una empresa propiedad, en realidad, de Ricardo Escoto Núñez, el zar de la publicidad exterior ilegal en México, quien posee varias compañías de ese tipo a fin de disculpar el hecho de que “no es el único que tapa a los demás e instala sus anuncios sin permisos”.

Rumor que se acrecienta y se hace cada vez más creíble tanto por las pifias de Doña Isabel Miranda de Wallace como porque Show-Case surgió, de un día para otro, prácticamente de la nada e invirtiendo millones de pesos en instalaciones difíciles de creer en una empresa que empieza.

5.  Empezamos este artículo señalando que el error históricamente más grande en las elecciones de 2012 lo cometió, ya, el Partido Acción Nacional, al proponer como candidata al Gobierno del DF a la Sra. Isabel Miranda de Wallace, una dama de todos nuestros respetos, a quien consideramos una heroína social de nuestros tiempos, pero que de política no tiene el más mínimo conocimiento.

Es más: la señora tiene, como empresaria del anuncio exterior, un turbio pasado, lleno de interrogantes sobre su honestidad y de acciones prepotentes, ilegales y hasta de corrupción.

De hecho, a la fecha cabe la sospecha de que muchas, por no decir todas, de las estructuras que la señora ha instalado en el DF carezcan de las licencias del caso, lo que convierte a esa dama –y a su empresa- en ilegales.

Todas las fechorías, si así se les puede llamar, que Doña Isabel cometió en su momento le valieron incluso pasar una temporada en la cárcel, como consta en actas.

 

Wallace, candidata de la mentira


Proceso

Por Álvaro Delgado

16 de Abril de 2012

MÉXICO, D.F. (apro).- Muy pronto se derrumbó la candidatura de Isabel Miranda de Wallace con la que el Partido Acción Nacional (PAN) pretendía no hacer el ridículo en el Distrito Federal.
La razón no es compleja: La aspirante a gobernar a millones de capitalinos ocultó y luego, descubierta, pretendió victimizarse por sus antecedentes policiales.
Ella que, junto con el gobierno de Felipe Calderón, ha querido levantarse como emblema de la valentía contra la delincuencia, el abuso de poder, la mentira y los privilegios.
Pero no sólo ocultó un pasado que los ciudadanos del Distrito Federal y del país tienen derecho a saber, sobre todo de quien eso exige de las autoridades, sino que mintió y ha seguido mintiendo a partir de que el semanario “Proceso” desveló sus antecedentes y su consentimiento en la tortura contra quienes ella identifica como los asesinos de su hijo, el mismo que la auxilió en la comisión de los delitos por la que fue consignada ante un juez y del que tantas versiones corren sobre su condición real.
El domingo mismo que el semanario publicó su ficha signaléctica, cuando se registró como candidata del PAN al gobierno del Distrito Federal con la presencia de Josefina Vázquez Mota y Diego Fernández de Cevallos –emblema de la política mafiosa–, Isabel Miranda Torres de Wallace aseguró ser víctima de una “guerra sucia”.
Ese disparate lo adujo también el presidente del PAN, Gustavo Madero, a quien panistas capitalinos le habían advertido del talante falaz de la mujer que fue impulsada por Felipe Calderón, pero el silencio que ha guardado después es el reconocimiento de que se equivocó por doble vía: No haber apostado por una candidatura honrada y consolidarse como una fuerza marginal en la capital.
Y eso que Madero ordenó dispensarle a esa mujer lo que es obligación estatutaria y reglamentaria para todos los precandidatos y candidatos del PAN –los compromisos doctrinarios que deben firmar–, como anuló la contienda interna que había prometido.
Si alguna duda pudo haber sembrado Miranda con su campaña de “plumas amigas” que imploró a directivos de medios de comunicación, donde es vista ya con recelo, lo publicado por “Proceso” en la edición que está en circulación la diluye por completo, porque existe vasta constancia de que fue capturada, consignada y presa en el Reclusorio Norte.
¿Fue absuelta de los delitos que se le imputaron? Sí. ¿Tiene antecedentes penales? No. Estas dos respuestas quedaron perfectamente claras en el reportaje que ofuscó a Miranda de Wallace, quien podrá gozar de connivencia con Calderón y Genaro García Luna, que políticamente están muertos, pero jamás tendrá la confianza de la ciudadanía que quiso –y quiere— engañar.
¿De qué se puede acusar al semanario “Proceso” y al reportero Jorge Carrasco? Sólo de cumplir con su deber profesional…
Apuntes
Otra figura que fue venerada por el PAN y por sus simpatizantes, Vicente Fox, está también derrumbándose, aunque ya lo había hecho para millones de mexicanos. “Traidor” es la definición que se le da entre la militancia, pero que sólo un expanista se ha atrevido: Rogelio Sada Zambrano, emblema del panismo norteño y del empresariado rebelde. Y apenas hoy lunes, en Colima, la candidata Josefina Vázquez Mota lo expulsó del elenco de próceres que sacaron al PRI de Los Pinos. Fue Manuel Clouthier, no Fox, afirmó, veladamente. Se atisba venganza…

Otro comentario instructivo sobre los métodos de la empresaria Wallace


Y tambien falta que investiguen como esta Wallace JODE A LOS propietarios de los predios donde pone sus anuncios. Con engaños logran o forzan a los prpietarios a cederles predio para colocar sus espectaculares, y luego con su mafiosa organizacion los extorsionan, secuestarn amenazan, o asaltan para NO pagarles las rentas ofrecidadas.
 

Por si no lo saben, esta tipa es miembra de la mafia JUDIA de la capital…Viven de los MEDIOS de comunicacion: Cine, carteleras, propaganda, radio, television, promociones, etc., y en todo mafiosamente se relacionan con todo tipo de gobernantes, tanto por la buena como por la mala.
POR eso de protejer a JUDIOS maleantes, se le hecho encima a Florence Cazes…En el caso de Florence, hay MUCHOS judios involucrados.